20130123

La Moderna Familia Americana


- Estoy triste - dijo ella – mi papá está muy enfermo. Voy a viajar la semana que viene para visitarlo.
- ¡Pucha! - dije yo – ¡Tu mamá debe estar triste también!
- Ellos se separaron hace mucho tiempo. Mi mamá vivía aquí, en esta ciudad. - dijo ella.
- ¿Vivía? - pregunté.
- Si. Ella ja se murió. En realidad ella no era mi mamá biológica, yo soy adoptada. - ella aclaró.
- Ah – yo dije sin mucho más para decir.
- En realidad él no es mi papá, él es mi padrastro. Él se casó con mi mamá después que yo nací, pero después ellos se separaron. Yo lo considero como mi papá de verdad.

A esta altura de la charla, yo paré de preguntar. El panorama familiar se quedó muy complicado. Era más conveniente oír callado y dejar la charla morir, al fin ella era una colega de trabajo y era mejor mantener la conversación con un poco de distancia.

Al final de la charla, el padre no era el padre, la madre no era la madre, los hermanos no eran de hecho sus hermanos de sangre ni eran hijos de los que ella llamaba de padres ni tampoco de los padres biológicos.

El punto alto de la charla fue cuando ella contó que un tiempo atrás reencontró un hermano que no lo veía hacia veinte años. Yo no quise saber si era hijo de los padres biológicos o de los otros padres. Por eso no pregunté.

Un tiempo después de esta charla, ella salió de la empresa.
Un compañero comentó que ella se había divorciado y mudado de ciudad.

Todo esto para decir que el concepto de familia en los Estados Unidos está muy despelotado.
Y nosotros, del resto del mundo, imaginamos que imitar a los americanos es algo progresista, moderno y bacán.



Lee este diálogo de Jesús con los hombres preocupados con el divorcio: "Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y repudiarla? Él les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras esposas; pero al principio no fue así. Y yo os digo: Cualquiera que repudiare a su esposa, a no ser por causa de fornicación, y se casare con otra, adultera; y el que se casare con la repudiada, adultera." (Mateo 19:7-9)





Publicar un comentario